Bioestructura del Suelo

¿QUÉ ES BIOESTRUCTURA?

 

La bioestructura del suelo consiste en su forma grumosa, estable al agua, en la capa comprendida entre 0 y 20 cm de profundidad.  Puede haber una buena agregación en la capa más baja, pero como ésta no es estable al agua, se deshace cuando entra en contacto con el agua lluvia.

 

Los agregados de formación química son “agregados primarios” de los cuales, los microorganismos del suelo forman los “grumos” o “agregados secundarios”, cuya estabilidad depende de la presencia de materia orgánica.

 

Entre nosotros, se denomina agregado a todo agrupamiento de partícula del suelo entre 0,5 y 5,0 mm de tamaño, independientemente de su densidad, porosidad y presencia de materia orgánica y microvida, tanto como de su estabilidad a la acción de las lluvias.  Los ingleses y americanos distinguen entre crumbs o grumos y clods o agregados del tipo terroncitos, estando la diferencia en su peso específico, o sea, en su densidad aparente, como será explicado más adelante.

 

Esta estructura, formada de grumos o agregados estables al agua, depende de coloides o “cola orgánica” producida por bacterias, de filamentos de algas y de hifas de hongos.  Por lo tanto, es temporaria y depende de su periódica renovación.

 

El estado grumoso del suelo, estable al agua, en alemán se llama Gare, en inglés Tilth, y Primavesi lo denomina en portugués Office (floculado).  Los labradores del interior de Brasil (mestizos y mulatos) llaman a la tierra grumosa “gordura de la tierra”, mientras que denominan “suelo frío” al subsuelo compactado.

 

Y como la bioestructura, hasta hoy, no fue considerada como factor de producción, y su manejo no fue incluido en el “paquete tecnológico”, permanece el factor al mínimo que limita la producción agrícola brasileña.

 

Los Incas cuentan: “El primer hombre que vino a la tierra tomó a su mujer de la mano y caminaron con varas hasta que éstas se introdujeron en tierra blanda y esponjosa.  Allí se detuvieron e hicieron su casa, fundando la ciudad de Santa de Cuzco”.  El conocimiento de que la tierra “fofa” es fértil y productiva es tan viejo como la historia de la agricultura.  Desde que los hombres cultivan la tierra, procuran que ésta sea grumosa, y no importa sí lo prueban con una vara o un caballo.  Donde el trotar del caballo se volvía un ruido sordo, desmontaban y se quedaban, porque la tierra esta buena.  Sólo cuando el hombre montó en tractores, perdió el contacto con su tierra.  Todavía notaba que la tierra virgen caía del arado como si fuese arroz, y la tierra vieja de cultivo caía en terrones grandes, que necesitaban ser deshechos.  Veía las nubes de polvo que las máquinas provocaban, pero no pensaba en nada más que no fuese el dinero que pretendía ganar.

 

La tierra grumosa es porosa, permitiendo la rápida infiltración del agua, del aire, y la penetración de las raíces.  Por eso se creó la expresión “fertilidad física”, pues la fertilidad química, separadamente, no podría hacer producir al suelo.

>>>Seguir<<<

LA BIOESTRUCTURA DEL SUELO

 

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s