Semillas

SEMILLAS

FUENTES DE PRODUCCIÓN DE SEMILLAS
Para iniciar la recolección de semillas forestales es necesario escoger individuos que presenten características de interés deseables como son: forma, tamaño, volumen, distribución de la copa, forma y localización de las ramas; para cumplir los propósitos de la plantación.
La apariencia externa de los individuos, está dada por su fenotipo, y es la primera guía del silvicultor para la recolección de la semilla; pero el fenotipo está basado en dos componentes: el genotipo y el ambiente, y cualquiera de los dos puede ser igual o de mayor importancia en la apariencia externa resultante. La utilización de árboles mejorados tiene como objetivo final, la producción de semilla mejorada en cantidades suficientes y con la mayor calidad genética posible. Las características que se tratan de mejorar en un buen fenotipo, incluyen la producción en volumen de madera para un uso específico y la resistencia a ciertas plagas y enfermedades. Esta se puede lograr mediante las siguientes alternativas:
 Selección de árboles de semilleros
 Rodales semilleros
 Huertos semilleros
 Ensayos de progenie

Selección de árboles semilleros. El primer paso es seleccionar y señalar los árboles que producirán las cosechas de semillas, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:
· Tamaño del árbol: Deberán ser árboles dominantes es decir, que sobresalga la copa con relación a los árboles de su alrededor que sean de su misma especie, además deberán presentar un crecimiento rápido, con un volumen superior al promedio.
· Forma del fuste: Debe ser vigoroso, recto, cilíndrico, sin defectos en el tronco como: estrías, protuberancias, torceduras, ni huecos.
· Hábito de ramificación: La ramificación debe ser uniformemente distribuida con relación al fuste, es decir simétrica, las ramas serán pequeñas en relación con el tronco. En el punto de inserción las ramas saldrán horizontalmente o ligeramente ascendentes, con copas compactas, pequeñas y bien provistas de follaje, sin ramificación baja (autopoda).
· Plagas y enfermedades: No deben seleccionarse árboles en que se noten ataques de hongos o insectos, muchas veces aparecen manchas oscuras producidas por comejenes, ataques de fumagina, gomosis, lo mismo que perforaciones que hacen que estos árboles no deban seleccionarse.
· Producción de semillas: Es conveniente seleccionar árboles maduros que presenten señales de haber producido semilla en el pasado. La producción de semilla debe ser abundante.
· Calidad de la madera: Debe ser buena, si es posible especificar caracteres como: dimensiones de la fibra, longitud de traqueida, gravedad específica.

El número y calidad relativa de los árboles señalados para semilla tiene importantes consecuencias sobre la mejora genética de la descendencia a obtener, son preferibles en este caso los rodales con buena proporción de árboles superiores.

Marcación de árboles semilleros: Escogidos los árboles se procede a marcarlos, con una banda de 10 cm. alrededor del tallo, con pintura roja o amarilla. Se les debe colocar un número que quede registrado en un formulario.

Objeto de la elección: La constitución de rodales o árboles para semilla responde a los siguientes objetivos:
· Producir semilla de calidad mejorada, seleccionada, favoreciendo árboles vigorosos de fuste recto, sanos, capaces de producir madera de calidad.
· Concentrar la recolección en áreas pequeñas, sometidas a tratamientos especiales con el fin de regular y organizar más fácilmente la recolección de semilla.
· Mejorar la facultad y energía germinativa de la semilla recolectada. Una vez escogido un árbol padre hay que conservar los genes, el método más preciso para hacerlo es a través de la reproducción asexual donde el material genético del árbol padre se reproduce por clones. Este se puede realizar por:
a. Semillas
b. Injertos: Como en el caso de los Pinos y Cipreses.
Rodales semilleros: Si la cantidad de los árboles seleccionados es importante, se puede constituir un rodal semillero, éste puede ser localizado en masas naturales o en plantaciones. Esta selección se hace tomando en cuenta el desarrollo de la masa forestal (calidad de los individuos) y la superficie arbórea.
Se define como áreas seleccionadas en rodales naturales o zonas de plantación, que presentan crecimiento y rendimiento muy aceptables, a las cuales se les ha eliminado todos los árboles indeseables, para dejar en pie los mejores individuos para la producción de semillas de origen geográfico y condición parental conocida.
Los rodales semilleros son una etapa previa a la formación de huertos semilleros, en parte porque no se conoce con seguridad el potencial genético que porta dicho rodal, y porque dicho potencial, puede ser mejorado considerablemente y probado a través de otros procesos de mejoramiento más avanzado.
La producción de semilla certificada requiere de un proceso de selección y prueba relativamente largo y, a veces muy costoso. Es por esto que usualmente se recurre a sistemas más sencillos y de efecto más rápido para imprimir cierto grado de mejoramiento a la calidad del material que se distribuye.

Uno de estos procesos es el establecimiento de rodales semilleros. En Colombia se han desarrollado para Pinus kesiya, P. oocarpa, Gmelina arborea, Eucalyptus camaldulensis, E. grandis, Bombacopsis quinata, E. Glóbulos, Cordia alliodora.
Huertos semilleros: El huerto semillero es el medio más importante con que cuenta el genetista forestal para producir masivamente semillas para extensas plantaciones mejoradas, sobre la base de árboles seleccionados. Zobel y Tal (1958) definen “un huerto semillero como una plantación de árboles, mejorados genéticamente con aislamiento para reducir al máximo la polinización
desde fuentes genéticamente inferiores y con un manejo intensivo para producir frecuentes y abundantes cosechas de fácil recolección”.
Los huertos semilleros se pueden establecer por clones (injertos o estacas) o por plantas de semillas de árboles seleccionados con características deseadas. En Colombia se ha iniciado un programa de mejoramiento con árboles de Cupressus lusitanica y Pinus patula en 1973 que se establecieron en el departamento del Cauca, (Popayán) Pinus docarpa en Restrepo, Valle. Por parte de la empresa Cartón de Colombia, Monterrey Forestal Ltda., estableció huertos semilleros de Ceiba roja, Bombacopsis quinata en 1984 en Zambrano, Bolívar y melina Gmelina arborea. Inderena estableció un huertos semilleros de Cordia alliodora, Eucaliptos globulos.

La técnica utilizada en Colombia para el establecimiento de huertos semilleros ha sido la propagación vegetativa de los mejores individuos seleccionados fenotípicamente los cuales se evalúan posteriormente mediante pruebas de progenie.
Ensayos de progenie: Los ensayos de progenie son importantes en varias etapas de un programa de mejoramiento de árboles para la evaluación de los árboles seleccionados. Es necesario probar la progenie de los árboles fenotípicos seleccionados con el fin de buscar los que si son genéticamente superiores y eliminar los que no producen progenie buena.
Con el fin de determinar el valor de un árbol seleccionado se mide la progenie ya que es más fácil deducir la composición genética del árbol a través de laprogenie que por el mismo árbol padre. Sin embargo, al evaluar el comportamiento genético de la progenie por medidas que se hacen en el campo, hay que tener en cuenta el efecto del medio ambiente. Debido a estos factores no se puede evaluar un árbol padre basándonos en la medición de un solo árbol de la progenie.

AGENCIA INTERNACIONAL DE DESARROLLO (AID) 1962 ¨Semillas¨ México pp (407- 428).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s