La conservación de la biodiversidad en sistemas silvopastoriles.

Los paisajes de pastura son uno de los usos de la tierra mas difundidos en América Central y es posiblemente que sea uso que ha causado el mayor impacto sobre la biodiversidad regional. Aproximadamente el 26% de la tierra (13 millones de ha) se encuentra actualmente bajo pasturas y en muchas áreas las pasturas aún están en expansión (CCAD, 1998). La transformación gradual de bosques a pasturas y tierras agrícolas ha tenido profundos impactos ecológicos en la región, cambiando la composición de las especies de comunidades, disturbando las funciones de los ecosistemas (incluyendo ciclaje de nutrimentos y la sucesión), alterando la estructura del hábitat, ayudando a la dispersión de especies exóticas, aislando y fragmentando hábitat naturales, y cambiando las características físicas de hábitat terrestres y acuáticos (Fleichner, 1994; Noss, 1994). Estos cambios,  a su turno,  a menudo han resultado en la reducción  de la biodiversidad local y regional.

Mientras los impactos negativos de la conversión de bosques a pasturas han sido bien documentados y publicitados, se ha puesto poca atención a la biodiversidad presente dentro de pasturas activas y dentro de paisajes dominados por pasturas. Además, poco se sabe acerca de las relaciones entre el manejo de pasturas y la conservación de  la biodiversidad. Sin embargo, estudios recientes indican que una significante porción de la biodiversidad original puede ser mantenida dentro de pasturas, si estas son diseñadas y manejadas apropiadamente (Greenberg, 1997;Harvey et al.,2000). Una de tales estrategias para mantener y conservar la biodiversidad dentro de paisajes dominados por pasturas es la promoción de sistemas silvopastoriles, los cuales integran el manejo de árboles con la producción de ganado. Además de producir madera, forraje y frutas, proveer sombra para el ganado y promover la conservación de suelos y el reciclaje de nutrimentos (Pezo e Ibrahim, 1998), los sistemas silvopastoriles proveen estructuras, hábitat y recursos que pueden facilitar la persistencia de algunas especies de plantas y animales dentro de paisajes fragmentados, mitigando, por lo tanto, parcialmente los impactos negativos de la deforestación y la fragmentación del hábitat.

En este documento, se da un resumen del potencial de los sistemas silvopastoriles para la conservación de la biodiversidad en paisajes fragmentados y se presenta estudios de caso de dos sistemas silvopastoriles comunes (árboles dispersos en pasturas y cortinas rompevientos) los cuales ilustran diferentes maneras en que los sistemas silvopastoriles pueden ayudar a conservar animales y plantas. También se discute las maneras en las cuales los sistemas silvopastoriles pueden ser integrados dentro de programas de conservación y se identifican las brechas claves en nuestro conocimiento de las relaciones entre los sistemas silvopastoriles y la conservación de la biodiversidad. Puesto que el interés en la conservación de la biodiversidad dentro de sistemas silvopastoriles es muy reciente, muchas de las ideas e información aquí presentadas son necesariamente de naturaleza preliminar.

El potencial de los sistemas silvopastoriles parta conservar la biodiversidad

Los sistemas silvopastoriles tienden a tener una alta diversidad genética y a incorporar una amplia variedad de especies de árboles, arbustos y pastos que son deliberadamente  plantadas o mantenidas por el agricultor  (“biodiversidad planeada”). Los componentes arbóreo, arbustivo y pastura, a su turno, proveen estructuras físicas, recursos y hábitat que apoyan especies de plantas y animales adicionales (“biodiversidad asociada”). Comunidades ricas de lianas, musgos, líquenes y plantas epifitas a menudo se encuentran sobre las ramas y troncos de los árboles, mientras muchas especies de plantas forestales pueden establecerse bajo la sombra del dosel de los árboles.  Una amplia variedad de animales (insectos, pájaros, murciélagos y otros mamíferos) pueden usar los sistemas slvopastoriles para alimento, sombrío, o protección de predadores o condiciones microclimáticas adversas.

Además para proveer hábitat y recursos para animales y plantas,  los  sistemas  silvopastoriles  pueden  ayudar a conservar  la biodiversidad   creando condiciones microclimáticas  y  de  suelo que son  mas  favorables  para especies  del bosque, actuando como pasaderas o  corredores que facilitan el movimiento de los animales a través  de  los  hábitat agrícolas, y actúan como  zonas  de amortiguamiento  (buffer) alrededor  de  áreas  naturales o protegidas.  Tal  vez,  igualmente importante,  es  que  los sistemas   silvopastoriles  proveen fuentes alternativas  de madera,  leña, y otros productos subproductos del bosque, y en  consecuencia, reducen la presión sobre  los  hábitat  de bosques naturales remanentes y su biodiversidad.

Como los estudios de caso lo ilustraran, el grado al cual los sistemas silvopastoriles son capaces de conservar la biodiversidad varia grandemente entre diferentes sistemas silvopastoriles y diferentes localizaciones, y depende (al menos en parte) de los diferentes diseños y manejos de los sistemas.

Estudio de caso 1. Cortinas rompevientos y la conservación de la biodiversidad

Las cortinas rompevientos son comúnmente establecidas en pasturas para reducir la velocidad del viento, proveer sombra al ganado, reducir la desecación de la pastura, y prevenir la erosión eólica del suelo. Mientras la función primaria de las cortinas rompevientos es agronómica, estas también pueden tener un importante papel ecológico en tanto ellas proveen hábitat y recursos que permiten a otros animales y plantas persistir dentro de las pasturas. Debido a su forma lineal, las cortinas rompevientos pueden también formar corredores naturales que pueden permitir a algunas especies de animales cruzar los paisajes agrícolas.

La diversidad de plantas dentro de las cortinas rompevientos y cercos puede ser considerable, porque una alta variedad de especies de árboles y arbustos son intencionalmente plantadas o retenidas por el agricultor dentro del cortinas rompevientos y/o debido a que muchas especies de plantas adicionales colonizan las cortinas rompevientos una vez de que ellas son establecidas. La diversidad de plantas dentro de las cortinas rompevientos es usualmente más alta si estas son protegidas de la entrada del ganado y si el sotobosque de la cortina es dejado sin disturbar (p.e. sin aplicar herbicida o deshierba manual; observación personal). La mayoría de las especies de plantas que están presentes dentro de las cortinas rompevientos son especies del bosque que proliferan en condiciones disturbadas con al luz, sin embargo algunas plantas del interior de los bosques pueden sobrevivir en las cortinas rompevientos, especialmente en cortinas rompevientos anchas donde las condiciones microclimáticas (mayor humedad y más sombra) son mas favorables (Corbit et al., 1999). Por ejemplo, las cortinas rompevientos en Monteverde, Costa Rica (plantados con Casuarina equisetifolia, Cupressus lusitanica, Coton niveus y Montanoa guatemalensis) fueron colonizados por un total de 124 especies de plantas dentro de los cinco años de establecimiento, de las cuales 90 especies fueron especies de árboles forestales típicas del bosque de niebla original (Harvey, 1999).

Las cortinas rompevientos pueden también atraer una variedad de animales proveyendo sitios de anidamiento y apareamiento, protección de predadores y de condiciones adversas del tiempo, y suministro de semillas, frutas, néctar y hojas. Mientras hay poca información de las regiones tropicales, estudios de las regiones templadas muestran que una variedad de roedores de bosque (musarañas, ratones, ardillas), conejos, ardillas, y otros animales frecuentemente  habitan cercos y  cortinas rompevientos, mientras grandes animales (tales como venados) pueden ramonear en la vegetación de la cortinas rompevientos (Forman and Baudry, 1984).

En los trópicos, las cortinas rompevientos pueden ser particularmente importantes para la conservación de especies de pájaros. Las cortinas rompevientos de Monteverde, Costa Rica (discutido arriba) son visitados por mas de 80 especies de pájaros, incluyendo una gran variedad de frugívoros, insectívoros, y nectivoros (DeRosier, 1995). Puesto que diferentes especies de pájaros a menudo se especializan sobre un cierto estrato o nivel dentro de las cortinas rompevientos, cortinas que tienen múltiples estratos y que son estructuralmente complejas, probablemente hospedan una mayor diversidad de especies de pájaros que aquellos que contienen un solo estrato y son estructuralmente uniformes (Yahner, 1982). En aquellos casos donde las cortinas rompevientos conectan parches de bosque, algunas especies de pájaros pueden usar las cortinas rompevientos como callejuelas o corredores para atravesar las pasturas abiertas (DeRosier,1995; Hass, 1995). Esta preferencia de algunas especies de pájaros para moverse dentro de las cortinas rompevientos puede incrementar la dispersión de semillas de árboles de bosque dentro de las cortinas y por lo tanto también incrementar la regeneración del bosque dentro de ellos (Harvey, 2000). Por ejemplo, las cortinas rompevientos en Monteverde recibieron semillas en una cantidad 39 veces mayor y al doble de especies de árboles que las pasturas adyacentes, debido a la más alta actividad de los pájaros dentro de las cortinas rompevientos (Harvey, 2000) .

Las cortinas rompevientos también pueden sostener una amplia variedad de especies de insectos (usualmente mucho más grande que aquellas de las pasturas y cultivos vecinos), debido a que ellos sirven como fuente de presas, néctar o polen, y proveen sitios protegidos para apareamiento, descanso y para hibernación. Algunos de los insectos presentes dentro de las cortinas rompevientos son organismos benéficos, tales como polinizadores de cultivos, predadores o parásitos de plagas agrícolas que pasan el invierno en cercos y se dispersan desde estos hacia los campos donde ellos atacan las plagas de los cultivos (Pasek, 1988; Dix et al., 1995). Sin embargo otros insectos pueden ser importantes plagas. En los Estados Unidos, por ejemplo, las cortinas rompevientos a menudo contienen poblaciones de áfidos, gorgojos del algodón, y gorgojos de la alfalfa que pasan el invierno en el cortinas rompevientos y luego se mueven dentro de los campos en la primavera, infringiendo considerable daño sobre los cultivos cercanos (Pasek, 1988). El efecto neto de la abundancia y diversidad de insectos incrementada dentro de los cortinas rompevientos sobre cultivos adyacentes aún no es clara.

Estudio de Caso 2. Árboles dispersos en pasturas y biodiversidad

Otro sistema silvopastoril comun que parece tener considerable potencial  para la conservación de la biodiversidad, es el sistema de árboles dispersos dentro de las pasturas. En la mayoría de pasturas de América Central, algunos árboles grandes y arbustos son mantenidos para proveer sombra para el ganado. Estos árboles dispersos pueden ser relictos del bosque original o pueden haberse regenerado o haber sido plantados desde que las pasturas fueron establecidas. Además, de servir como fuente importante de forrajes, frutas, madera, leña, y sombra para el ganado, estos árboles aislados también proveen importantes hábitat y recursos para la biodiversidad dentro del paisaje agrícola (Guevara et al., 1998; Harvey and Haber, 1999) y pueden ayudar a promover la conectividad del paisaje para algunas especies.

Aunque la riqueza de especies representada por árboles aislados varia grandemente entre pasturas, fincas y diferentes regiones ecológicas, los árboles dispersos a menudo representan un gran numero de especies. Estudios en Veracruz, México, por ejemplo, encontraron un total de 98 especies de árboles aislados (pertenecientes a 33 familias) presentes en pasturas, de las cuales 76 fueron especies de bosque primario, mientras estudios de pasturas activas en Monteverde, Costa Rica encontraron un total de 190 especies de árboles, de los cuales 57% fueron especies de bosque primario (Harvey and Haber, 1999). Aunque la densidad de árboles aislados en pasturas es  usualmente bastante baja (< 25 individuos/ha, comparado a densidades de 300-500 arboles/ha en bosques nativos), la presencia de árboles aislados ayuda a mejorar la conectividad de paisajes suministrando una cobertura adicional de árboles dentro del área y reduciendo la cantidad del área abierta que los animales necesitan cruzar (Guevara et al., 1998; Harvey and Haber, 1999).

Adicional a la diversidad florística que los árboles mismos representan, muchos árboles aislados que son remanentes del bosque original retienen comunidades ricas de epifitas sobre sus ramas y troncos (Williams et al., 1995). Estudios en Veracruz, México, por ejemplo, encontraron un total de 58 especies de epifitas vasculares y hemiepífitas (representando el 37% de total de la flora epifita en la región) presente en 38 árboles de bosque aislados en pasturas y una densidad de epifitas similar a aquella encontrada sobre árboles de bosques no disturbados (Hietz-Seifert et al., 1996).  Es interesante anotar que mientras los árboles de bosque aislados en pasturas contienen ricas y diversas poblaciones de epifitas, los árboles aislados que son plantados o que se regeneraron naturalmente dentro de las pasturas parecen ser colonizados muy lentamente por epifitas. Un total de solo 14 especies de epifitas fueron encontradas sobre 45 árboles aislados plantados en pasturas (25 árboles de Cedrela odorata y 20 de Citrus sp.) comparado a las 58 especies de epifitas encontradas en árboles de bosque aislados creciendo en las mismas pasturas (Hietz-Seifert et al.,1996).

Otra manera en la cual los árboles aislados pueden ayudar a promover la diversidad florística dentro de las pasturas, es facilitando la regeneración natural de los bosques. Los árboles aislados en pasturas funcionan como focos para la dispersión de semillas y la regeneración del bosque, en tanto ellos atraen pájaros y otros animales que defecan o dejan caer semillas (Guevara and Laborde, 1993). Como resultado del alto ingreso de semillas y de las condiciones microclimáticas favorables abajo del dosel de los árboles, la diversidad y abundancia de la germinación de árboles del bosque aislados es a menudo muy alta. Por ejemplo, un estudio en Veracruz, México encontró que 193 especies de plantas (109 leñosas, 84 herbáceas) se establecieron bajo 50 árboles aislados en pasturas, mientras únicamente 42 especies fueron establecidas en pasturas abiertas (Guevara et al., 1992). Similarmente, un estudio de Otero-Arnaiz y colaboradores (1999) encontró un total de 134 especies de plantas de 45 familias debajo de árboles aislados en pasturas, de los cuales 38% de las especies fueron especies primarias.

Los árboles aislados en pasturas y otros hábitats agrícolas pueden también proveer valiosos recursos y hábitats para una variedad de animales, incluyendo especies de  pájaros residentes y migratorios (Lynch 1989a, 1989b; Saab y Petit, 1992; Naranjo, 1992). Por ejemplo, pasturas recientemente abandonadas en Belice que tenían árboles y arbustos aislados hospedaron un total de 39 especies de pájaros mientras las pasturas que fueron activamente pastoreadas y tenían pocos arbustos o árboles presentes contenían solamente 15 especies de pájaros (Saab and Petit, 1992). Muchos de los árboles aislados en pasturas proveen frutos a los pájaros visitantes. De los árboles encontrados dentro de las pasturas de Monteverde, Costa Rica, 94% de todos los árboles son conocidos como proveedores de frutas para pájaros, murciélagos  y otros animales, y muchas de las más comunes especies (p.e. Acnistus arborescens, Citharexylum costaricensis, Ficus pertusa, Hampea appendiculata y Sapium glandulosum) proveen una fuente de alimento para mas de 20 especies de pájaros (Harvey and Haber, 1999). Similarmente, 55% de los árboles aislados presentes en pasturas en Chiapas, México, tienen frutas carnosas (Otero-Arnaiz et al., 1999) y presumiblemente proveen alimento a especies de animales y pájaros visitantes. Una última manera en la cual los árboles dispersos pueden ayudar a conservar la diversidad de pájaros es ayudando a conservar la conectividad de los paisajes y facilitando el movimiento de pájaros a través de áreas abiertas.  Los pájaros rutinariamente vuelan de un árbol aislado al siguiente usando los árboles aislados como escalones para cruzar los paisajes agrícolas (Laborde, 1996).

En América Central, las pasturas con árboles dispersos y otros remanentes de vegetación nativa parecen jugar un papel crítico no únicamente en la conservación de especies de pájaros residentes, sino también en la conservación de muchas especies  que migran hacia América Central durante los meses de invierno desde el hemisferio norte. Numerosos estudios sugieren que un subgrupo de estas especies migratorias es capaz de usar pasturas y campos agrícolas y que las pasturas con árboles aislados u otra vegetación nativa son mejores hábitats que las pasturas abiertas y fuertemente pastoreadas donde faltan sitios de Percha.(Lynch, 1989; Powell et al., 1989). Por ejemplo, estudios en pasturas en la península de Yucatán de México encontraron un total de 17 especies migratorias de pájaros  (Lynch, 1989), mientras estudios en hábitat de las tierras bajas del  Atlántico  de Costa Rica encontraron 12 especies migratorias de pájaros en pasturas y campos agrícolas (Lynch, 1989). El uso de pasturas por especies migratorias de pájaros varia grandemente entre especies con algunas especies tales como el Yellow-throated (Dendroica dominica) warbler y el Rose-breasted grosbeak (Pheucticus ludovicianus) están presentes comúnmente en pasturas, mientras otras especies tales como el Kentucky Warbler (Oporornis formosus) y Wood thrush (Hulocichla mustelina) están presentes muy raramente en estos hábitats de pasturas abiertas (Lynch, 1989b). Sin embargo, aún pequeños parches de o árboles dispersos son capaces de albergar migrantes de árboles aunque a mas bajas densidades los bosques (Lynch, 1989b).

Aunque aun hay limitada información acerca del papel de los sistemas silvopastoriles  en la conservación de la biodiversidad, estos sistemas parecen ofrecen un promisoria opción para la conservación de la biodiversidad en paisajes fragmentados dominados por la acción humana y al menos ofrecen una alternativa a los monocultivos de pastura que ellos usualmente remplazan. La incorporación de árboles dentro de los sistemas de pastoreo de ganado provee habitats y recursos que, de otra manera, estarían escasos dentro del paisaje, y pueden servir como corredores que conectan entre remanentes del bosque, en consecuencia, haciendo pasturas apropiadas para algunas especies de plantas y animales. Adicionalmente, por proveer fuentes alternativas de madera y postes dentro del paisaje, los sistemas silvopastoriles pueden reducir la presión sobre bosques adyacentes por aquellos productos, y por lo tanto disminuir la perdida de biodiversidad en ellos.

El grado al cual los sistemas silvopastoriles pueden ayudar a albergar la biodiversidad parece depender tanto del diseño como del manejo del sistema 1 y 2. Algunas acciones que podrían mejorar la conservación de biodiversidad dentro de los sistemas silvopastoriles incluyen: maximizando la diversidad florística y estructural de los sistemas silvopastoriles (mediante la plantación de una diversidad de especies de plantas y formas de vida); incluyendo especies de plantas nativas que proveen recursos y habitats para la vida silvestre durante todo el año (p.e. árboles que producen abundante néctar, flores, polen y frutas); reteniendo una diversidad y denso sotobosque dentro de los sistemas silvopastoriles; permitiendo a epifitas, lianas, y plantas parásitas crecer sobre los árboles; minimizando el uso de agroquímicos y fertilizantes (remplazandolos luego con controles biológicos, practicas culturales y manejo integrado de plagas); minimizando la extracción, cosecha y manejo del sistema; posicionando el sistema silvopastoril en tal sentido que ellos mejoran la conectividad de los paisajes (p.e. conectandolos a los parches de los bosques o poniéndolos cerca de las quebradas), y minimizando el daño del el ganado al componente árbol.

Aunque los sistemas silvopastoriles claramente proveen una mejor conservación alternativa a los monocultivos de pastura abierta y extensiva, es importante tener en mente que los sistemas silvopastoriles pueden únicamente conservar un subconjunto de la biodiversidad original dentro del paisaje a pesar de cuan bien diseñados ellos sean. Los  sistemas silvopastoriles generalmente tenderán a favorecer la conservación de especies que requieren cobertura de árboles, pero pueden adaptarse a áreas disturbadas y sujetas a presión humana; solo raramente serán capaces de sostener especies del bosque o especies que requieren grandes distancias de bosques extensos. Sin embargo, las especies silvopastoriles albergan muchas especies de plantas y animales que son de interés para conservacionistas (p.e. pájaros migratorios).

Para promover la conservación de la biodiversidad dentro de paisajes dominados por pasturas, es necesaria una estrategia de conservación al nivel de paisaje. Esta estrategia, además de promover los sistemas silvopastriles, deberían también incluir  el establecimiento de áreas protegidas, la conservación de fragmentos de bosques y otra vegetación remanente, la integración de los árboles dentro de los campos de cultivo, y la reforestación o regeneración natural de tierras degradadas. Para que sea efectiva, esta estrategia de conservación debe ser específicamente hecha a la medida de las condiciones socioeconómicas y ecológicas de una región dada, y debe asegurar que tanto los fines de conservación como de producción sean cumplidos.

Prioridades de Investigación

Nuestra habilidad para promover y usar sistemas silvopastoriles como instrumentos de conservación aun es muy limitada por la escasez de información acerca de las relaciones ecológicas entre sistemas silvopastoriles y biodiversidad, los factores que afectan el grado al cual los sistemas silvopastoriles pueden ayudar a mantener la biodiversidad, los efectos de las practicas de manejo sobre la biodiversidad, un entendimiento de cómo los agricultores interactúan, perciben y usan la biodiversidad dentro de sus sistemas silvopastoriles, y el balance o sinergismo entre el diseño y el manejo de sistemas silvopastoriles para fines de producción vs conservación.

Las preguntas claves de  investigación incluyen:

  1. 1.              ¿A que grado las especies individuales dependen de sistremas silvopastoriles como hábitat, recursos y corredores? ¿Cuales especies son beneficiadas por la presencia de sistemas silvopastoriles? ¿Cuales especies son afectadas negativamente? ¿Como se compara la sobrevivencia de especies de plantas y animales dentro de sistemas silvopastoriles a aquella de otros hábitat?
  1. 2.              ¿Que factores influencian la biodiversidad presente dentro de diferentes sistemas silvopastoriles?
  1. 3.              ¿Como el paisaje circundante (p.e. grado de fragmentación del bosque nivel de conectividad) influencia el nivel de biodiversidad dentro de los sistemas silvopastoriles?
  1. 4.              ¿Como los diferentes esquemas de manejo afectan la biodiversidad presente dentro de sistemas silvopastoriles? ¿Cómo se podría cambiar los esquemas de manejo para minimizar los efectos sobre la biodiversidad?
  1. 5.              ¿Como puede la biodiversidad presente en sistemas silvopastoriles ser usada para mejorar la producción y la sostenibilidad de la finca?
  1. 6.              ¿Como las actitudes y percepciones de los agricultores de la biodiversidad  influencian la conservación de la biodiversidad en sus fincas? Y que factores influencian esas actitudes?
  1. 7.              ¿Cuales son los costos sociales y económicos (y beneficios) de mantener altos niveles de biodiversidad en sistemas silvopastoriles y fincas?
  1. 8.              ¿Cual es el balance (o sinergia) entre el diseño y manejo de sistemas silvopastoriles para fines de conservación vs producción?
  1. 9.              ¿En que medida las leyes y políticas agrícolas afectan negativamente la biodiversidad de la finca?

Un mas detallado entendimiento de estas relaciones y estudios mas prolongados de la biodiversidad en sistemas silvopastoriles nos permitirá aumentar efectivamente el diseño y manejo de sistemas silvopastoriles de tal manera que ellos incrementen a productividad de la finca, mientras se retiene la mayor biodiversidad posible.

 

Celia A. Harvey, Ph.D.
Área de Cuencas y Sistemas Agroforestales (ACSAF),
Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza,  CATIE, Turrialba, Costa Rica

Anuncios

2 comentarios en “La conservación de la biodiversidad en sistemas silvopastoriles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s